miércoles, 6 de diciembre de 2017

No siempre se cuenta con fortuna

Aún recuerdo aquella vez que te vi. Portabas un pantalón de mezclilla que decía "Made in china". No me importó. Te seguí hasta la estación del tren para hacerte una simple pregunta:
— ¿Todavía tienes tortas de queso de puerco?

A lo que me contestaste:

— Joven, ya se me acabaron.
— ¡Chale, doña! ¡Ni modo! Gracias.
En esta vida, no siempre se cuenta con fortuna.

0 comentarios:

Publicar un comentario