5 dic. 2015

El ratón de los dientes.



La infancia ha cambiado, los tiempos han cambiado.

¿Por qué lo digo? Antes, cuando a un niño se le caía un diente, lo ponía debajo de su almohada antes de dormir y al amanecer, el infante levantaba su almohada y veía dinero que le había mandado "el ratón".

La infancia ha cambiado, los tiempos han cambiado.

Hoy, el ratón no sólo le deja dinero, mas bien, se lo quita, le cobra ISR, IVA, impuestos inútiles y gravámenes injustos que provocan que el niño empeñe el diente, venda sus juguetes, apueste sus domingos para tener bien complacido al puto ratón que se la pasa poca madre en un comodísimo hueso de alto rango llamado despacho de dependencia, curul o silla gubernamental. Maldito ratón, engendro colmilludo proveniente de las llamas infernales, has dejado chimuela a la infancia de la nación. Chinga tu madre, ratón.

La infancia ha cambiado, los tiempos han cambiado y todo por culpa del puto ratón.

0 comentarios: