27 ago. 2015

Los pecados de mi padre.

Sebastian Marroquin
Twitter: sebasmarro

"Los pecados de mi padre", un documental donde Sebastián Marroquín, hijo del narcotraficante más poderoso de Colombia durante la década de los ochenta y principio de los 90's, Pablo Escobar Gaviria, narra la vida que vivió al lado de su padre hasta su muerte en 1993, las experiencias que le dejó el narco, el cual describe como una maldición y muestra los esfuerzos de Juan Pablo Escobar —nombre original de Marroquín, pero que se cambió cuando se exilió en Argentina, a lado de su madre, para evitar la carga hereditaria que conlleva— para liquidar rencores y reconciliarse con los hijos de Luis Carlos Galán y Lara Bonilla, políticos que en un principio mantuvieron contacto con Escobar en el partido político Nuevo Liberalismo (Escobar era su patrocinador) y después tuvieron diferencias cuando se percataron de las intenciones del narcotraficante: ambos murieron asesinados por órdenes directas de Escobar. El primero cuando fue candidato a la presidencia en 1989 y fue baleado previo a un mitin (a quemarropa, algo así a la Colosio) y el segundo mientras fue procurador de justicia, empeñado en sacar los trapos al sol del líder del Cártel de Medellín, años antes, en 1984.

El documental relata los conflictos políticos, las guerras contra el narco que han establecido los mandatarios (especialmente Gaviria, suplente emergente de Galán, algo así como Zedillo) y todo para que haya derrama de sangre, familias huérfanas, exiliados y como dice la canción de Intocable ¿Y todo para qué? Colombia sigue siendo el principal productor de cocaína en el mundo y continúa la violencia a rajatabla. Es Colombia, una realidad semejante a la de México. Cambian los personajes, pero la situación prevalece. Los resultados son los mismos, la apariencia del estamos trabajando para un mejor país, es sólo una pantalla, una finta, un espejismo. Como una bicicleta estancada, pedaleas, crees que avanzas, pero sigues en la misma parte.

Chéquenlo, es Colombia, pero aplica mucho para la realidad mexicana. No tenemos problemáticas aisladas.

0 comentarios: