14 feb. 2015

San Valentín innecesario.



San Valentín, amor, todo el mundo fingiendo estar enamorado. En lugar de globos, mejor la venta de ampolletas de oxitocina; podría ser más efectivo. Moteles llenos, restaurantes con parejas que pretenden reconquistarse o aparentemente pretenden. Para el amor no hay fecha, no hay hora. Para esparcir la fragancia de la rosa, no hay agenda. La fragancia humana hace tiempo que quedó oculta dentro de una coraza de metal sólida que ni siquiera el humano mismo es capaz de compartir una sola gota de dicha fragancia. Viviendo tiempos avaros, qué mejor que presumir que nos amamos para que nos sigan comprando. En estos tiempos violentos, qué mejor que discutir y agredirmos bajo el justificante de que tales motivos son los que le ponen sabor a la relación, pues de lo contrario, sería aburrida. En estos tiempos de amor, cómo presumir que verdaderamente salgo a la calle y veo amor, escucho a mi entorno y escucho amor, respiro aire puro y es puro amor, cómo, cómo.

Si la esencia del amor es verdadera, San Valentín no sería necesario.

0 comentarios: