21 oct. 2014

Martín Hernández, 17 años después (crónica de una foto perdida).

Corría el año de 1997, se efectuaba una serie de conferencias titulada "Voces del nuevo milenio", organizada por la Universidad Vasco de Quiroga y el gobierno del estado de Michoacán (si la memoria no me falla) donde entonces laboraba el otrora alumno y prócer de la patria, hoy director de Vox 103.3, Julio Hernández Granados. La sede: Multicentro Las Américas.

En el evento hubo conferencistas de la talla de Granados Chapa (qepd), Héctor Lechuga, Víctor Trujillo, investigadores de la Ibero, U. de Colima, entre los que me acuerdo. De igual manera, recuerdo que el actual profesor y responsable del Centro de Medios de la UVAQ, Pepe Martínez, aún estudiante, ya manejaba la logística del evento, asi como las diapositivas de carrusel (era nuestro Final Cut) y, por cierto, tenia pelo.

Otra cosa irónica que recuerdo fue que Paco Pérez, actual director de la Facicom (Facultad de Ciencias de la Comunicación) de la UVAQ, dejó de tarea a mi grupo hacer reportajes (Paco me impartía géneros periodísticos). Los mejores serían sometidos a concurso en el festival de las conferencias y el ganador obtendría un buen premio. La competencia fue declarada desierta porque los trabajos eran de pésima calidad -incluido el mío- y con justa razón: ni mis compañeros ni yo tuvimos el tiempo suficiente para comprender y muchísimo menos para practicar un reportaje. ¿Saben quién fue el juez de nuestros trabajos?: Eliseo Caballero; sí, el mismo que hace poco fue escándalo nacional por aparecer en videos con malosos.

Bueno, eso era parte de lo ocurrido. Lo más importante para mí que siempre me ha gustado la radio era que el locutor y productor de la entonces WFM, el gran Martín Hernández, impartiría una conferencia sobre producción radiofónica.

A algunos no les gustó la conferencia y era comprensible. Hay colegas comunicólogos que le hacen fuchi a la radio y se ponen de rodillas ante la tele o el cine; parece hasta normal. Siendo de los pocos que me interesé en el área puse cabal atención en lo que mencionaba sobre cómo aterrizar una idea rápida a post producción, el valor de la imaginación, la constancia, elogios a la creatividad de Abel Membrillo (qepd), entre otras cosas que me dejó el Sr. Hernández; también segundos para una picture que nos tomó mi amigo Roberto Aguilar con su Nikon profesional (Roberto es apasionado de la fotografía y actualmente profesor del área en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UVAQ). En aquel momento me sentí realizado como un fan futbolero que se acaba de tomar una foto con Messi. Cabe señalar que en ese tiempo las cámaras digitales aún no estaban en el mercado; eran de rollito.

Roberto era muy proclive a tomar fotos en exceso por vocación y en causa, a gastar dinero en películas fotográficas a lo wey como un fumador compulsivo cuando consume cajetillas de Malrboro. Le encargué la foto con Martín Hernández y siendo el 2014, aún me la sigue debiendo (entiendo, revelar rollos en demasia no era tan barato y menos siendo estudiante); después me confesó que no recordó dónde diablos dejó esa película fotográfica.

Pues ya ni modo, la experiencia es lo más importante. La foto la dimos por perdida. Ni hablar, mi niño (así le digo al buen Robert); ¡salud, mi buen!

Pasaron 17 años y ahora en un mundo donde tu otrora tabique Nokia que daba estatus se convirtió en un sofisticado teléfono que cualquier mortal puede tener para escribir posts como éste o publicar frases de superación personal, cuyo significado nunca pondrán en práctica (las escribieron nomás para lucirse) y atiborradas con faltas de ortografía que ni el propio Coelho podrá corregir, listas para publicarse en Facebook, se logró el cometido. Pasaron 17 años (tatara, tatara) y tuve la fortuna de recuperar lo perdido: esa foto (aunque ahora con mi celular). 17 años, los mismos que cantan los Ángeles Azules, los mismos que lleva el Cruz Azul sin ganar un título de liga: 17 años.

Hace dos meses se estrenó en W Radio (96.9, Ciudad de México) "Así las cosas" (lunes a viernes de 6 a 10 de la mañana), un programa desenfadado de noticias, cultura y entretenimiento inteligente con tres elementos que han hecho historia en la radio: Francisco Alanís "Sopitas", Rulo y el mismísimo Martín Hernández. ¿Quién no recuerda a Sopitas y a Rulo en Radioactivo 98.5 o al buen Martín en la época dorada de WFM? Buena decisión la de la directora de la emisora, Gabriela Warketin, de sustituir con gente de radio el espacio que estaba siendo ocupado por el audio de un programa de televisión: "El Mañanero" de Brozo. El lenguaje radiofónico tiene su propia esencia, creo es justo darle su lugar.

Pues en estas fechas se celebra el Festival de cine de Morelia y los conductores de "Así las cosas" aprovecharon para venir a mi ciudad virreynal (gobernada (sic) por el Comandante Castillo) a conducir dos emisiones: la de la mañana del viernes 17 de octubre y la del 20, en las instalaciones de mi lugar de trabajo: Cadena RASA. Observé algunos detalles sobre su forma de conducir, elementos radiofónicos primordiales para la elaboración de un programa hablado en vivo (nunca se deja de aprender) y por último un detalle que ya daba por perdido y que tardé 17 años en obtener: la foto con Martín Hernández, cuyo trato fue estupendo y amable con todo el personal y compañeros que le atendieron durante la visita. 

Tengo el honor de compartir, por fin, una foto que esperé por 17 años.



Por fin, la foto con uno de mis máximos referentes radiofónicos 17 años después. Tomando en cuenta todo lo que he escrito, creo que los cruzazulinos aún pueden guardar enormes esperanzas para que su equipo se corone y pienso que mi buen amigo Roberto, podrá estar tranquilo, sin necesidad de crear una alerta ámber para rollos fotográficos.

Alabado sea este momento radiofónico, alabado sea.

Moraleja: cuando crean que todo está perdido, todo aparecerá cuando lo crean en el olvido.

Les escribió Arturo Borja.

0 comentarios: