2 mar. 2014

Pasar el tiempo.

Paso el tiempo mirando pasar el tiempo. Créanme, cuesta trabajo. Y yo tan osado cada vez que criticaba a nuestros pobres diputados. Ahora los entiendo. Cómo ponen en riesgo sus pobres físicos ante el riesgo que les representa cambiar el destino del país con el poder de sus dedos. No es fácil levantarlo. Ahora los entiendo. Pobres. ¡Cómo sufren, chingao!

Bueno, sigue pasando el tiempo y me pregunto cómo fue que llegué aquí, cuál es la misión que tengo en este espacio y porqué hay muchas calles chipoteadas, en fin. No sé por qué estoy aquí. ¿Realmente me imaginaba una situación, así, con este entorno, situación, personas y actividades? La verdad, no, pero qué padre. No estaba en mis planes pero lo estoy disfrutando. No obstante, mi duda sigue siendo: ¿cómo fue que llegué aquí? Si analizara el proceso y cómo se fue dando cada momento necesitaría otras tres o cuatro vidas de tiempo. No hay el suficiente para analizar. Mejor a seguir esperando lo que viene y a sentir dicha por ello, aunque esto suene bien pinche Paulo Coelho.

0 comentarios: