22 ene. 2013

Alabada seas. Tú sabes quién eres.

Eres la pieza perfecta de mi alegría, la clave esencial de mi armonía; eres lo que todo hombre desea y que sólo unos cuantos disfrutan. Porque tenerte aquí no es principio ni final, tenerte aquí ni siquiera es el intermedio. No eres pasado, no eres presente ni futuro. Eres un todo, mi todo. Por eso os digo, alabada seas.

Tú sabes quién eres.

0 comentarios: