9 dic. 2012

Todos sabemos que Juan Manuel Márquez es priísta y pues... ¡qué gacho!, pero se le respeta.




Nunca he sentido simpatía por el PRI. Viví mi infancia y juventud bajo su gobierno y no fue nada grata: devaluaciones, corrupción, represión, crisis económicas, falta de suministros, inflación, mucha inflación y sinceramente el partido político me caga, pero ¿qué puedo esperar de un PAN que administró fatal y de un PRD que dejó jodido a Michoacán? Ni a quien irle.

En el caso de Márquez, pues es de todos sabido que siempre ha sido priísta, al igual que JC Chávez en los noventa. Durante sus triunfos, Chávez dedicaba las peleas a Carlos Salinas (recuérdenlo bien) y nadie le reclamaba. Lo que hoy realizó Márquez fue histórico: noquear a Pacquiao y pues es de todos conocido que "El Dinamita" es priísta. No estoy diciendo si está bien o mal (de hecho el PRI me enfada), pero si una cosa no hemos aprendido es a tolerar: dedica el triunfo al Presidente y las mentadas de madre superan a una de las mayores victorias en la historia del box mexicano. Sí, se oyó nefasto, pero  finalmente es su postura. Recuerden a Chávez cuando elogiaba a Salinas. Nadie se la mentaba.

Cada quien es libre de expresar su afinidad política. Todos sabemos que Márquez es priísta y pues.. ¡qué gacho!, pero se le respeta.

0 comentarios: