8 dic. 2012

Gobierno de Michoacán dona al Teletón pero no al centro de rehabilitación que tiene a su cargo.



¿Donar o no donar al Teletón? He ahí el dilema. No tiene nada de malo hacerlo, se ayuda a una buena causa; pero hacerlo de la siguiente manera, da coraje.

Resulta que el Gobierno de Michoacán prefiere pagar 40 millones de pesos (finalmente fueron 27) al Teletón que beneficiará sólo a mil niños, pero el CREE, centro de rehabilitación que está a cargo del ejecutivo estatal vía DIF, no tiene ni para papel de baño.

Por si fuera poco, el periodista Elly Castillo, quien publicó y constató las malas condiciones de este centro de rehabilitación, me compartió esto en mi Facebook:

"Te paso en 'exclusiva' un avance de la nota final que ya estamos por acabar: Según datos del DIF Michoacán, en la entidad viven 27 mil 440 personas menores de 19 años de edad que tienen alguna discapacidad ...menos del 2 por ciento de ellos recibirá una atención rehabilitadora de 40 mil pesos en promedio, mediante la donación de 400 millones de pesos del erario público.

En contraste, el 88 por ciento restante de los menores discapacitados tendrán una atención rehabilitadora de 605 pesos por persona en promedio (que representa una diferencia de 660 % ), pues para ellos el, mismo gobernador Vallejo sólo autorizó 16 millones destinados para el Centro de Educación Especial y Rehabilitación (CREE) el próximo año. Como si hubiera michoacanos de primera, y de segunda.".

Da coraje. Finalmente la culpa no es del Teletón, sino del Gobierno que prefiere atender a las visitas que las broncas de la casa.

Siempre es lo mismo. El donativo de Fausto lo interpreto como pago de publicidad oficial no precisamente como eso, un donativo. Los recursos destinados a dar una proyección positiva de su imagen y, según él, del estado de Michoacán (el trabajo de forma), es mucho más importante que el trabajo de fondo. En otras palabras, si fuera chacha, preferiría tener la casa limpia por afuera y esconder la basura que barría debajo de la cama porque, a final de cuentas, las visitas no la verán. Cuando éstas lleguen a la misma, se irán con la impresión de que la casa es una de las más limpias y con la opinión de las visitas, a la chacha le basta.

La vanidad, la proyección de que se genere buena opinión de Michoacán es más importante que atender los problemas que tiene. Finalmente los políticos son tan vanidosos que prefieren que se les adule en los medios en lugar de atender sus obligaciones de buena manera. Finalmente, ante ello, están dispuestos a pagar cualquier precio.

Mal pedo.

Estoy enojado.

0 comentarios: