7 ene. 2012

De la banca al bote: "Gato" Ortiz.


El futbol ha sido un deporte que ha dado ejemplos de jugadores, referentes para los niños sobretodo. ¿Quién no recuerda la influencia que Jorge Campos tuvo en el público infantil de los años noventa? O, por ejemplo, el prestigio que hasta la fecha conserva Francisco Palencia cuya reputación de jugador entregado, dedicado, ejemplar dentro y fuera de las canchas se mantuvo hasta su retiro.

Pero el otro lado de la moneda también existe: recordemos el caso de Salvador Cabañas que brutalmente fue herido de bala en el Bar Bar y su vida social no era, digamos, lo más refinada. Es su vida finalmente, aunque lo drástico de todo esto es que, como futbolista, tengas un retiro forzado por una situación violenta o... criminal, como hoy se dio a conocer con Omar "Gato" Ortiz, acusado de secuestro y vínculos con el crimen organizado.

Omar se reportó desaparecido hace unos días. Hoy, se expuso como detenido, acusado de secuestro y adicto a la cocaína. Es una pena.

Ortiz fue un portero de altibajos. Lo recuerdo -quizá su mejor momento- cuando defendió el arco de Jaguares. Cuando su equipo ganaba, se ponía una máscara de Blue Demon. ¿Qué pensará el hijo de la leyenda azul de su amigo en este momento?

En Monterrey no fue titular y recientemente había sido suspendido por dopaje. Nunca supo que su último partido sería el 14 de marzo del 2010 contra el Puebla. Hasta ahí quedó su carrera. Reitero, es una lástima.

La información completa aquí


0 comentarios: