13 dic. 2011

Pasión





La pasión (del verbo en latín, patior, que significa sufrir o sentir) es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, pues, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo. El término también se aplica a menudo a un vivo interés o admiración por una propuesta, causa, actividad, etc. Se dice que a una persona le apasiona algo cuando establece una fuerte afinidad, a diferencia del amor que está más bien relacionado con el afecto y el apego.

Cuando dejas de sentir pasión por algo o alguien, ¿vale la pena seguir intentándolo? Es como revivir a un muerto. Y así como las personas mueren, otras nacen. Lo mismo ocurre con la pasión hacia determinados proyectos u objetivos.

En el tramo de mi existencia me ha quedado clara la lección de que las personas que más disfrutan sus profesiones, sus aficiones, sus amores o el objeto o persona hacia quienes se sientan inclinados, son las que más gozan de la vida. El dinero, indispensable, pero no prioritario para el desarrollo de lo que despierta al corazón, de lo que nos hace sentirnos vivos, de lo que nos llena de alegrías, satisfacciones y grandes recuerdos. Cuando dejas de sentir pasión por algo o alguien, ¿vale la pena seguir intentándolo? 

Por eso, la entrega es muy importante en todo proyecto. Antes de pensar en el resto de los resultados, piensa en cuanta disposición, entrega, ganas y fuerza estás dispuesto a entregar. Los resultados, si las cosas salen bien, vienen por añadidura.

Esa pasión es la que te hace creer que las cosas sí se pueden hacer y se hacen; sin embargo cuando ya no existe o agoniza, es como una flor que marchita. No dejes que se pierda. Si tienes fe, tienes pasión y tienes todo para hacer de tu propósito, un excelente resultado. Evita que la flor se marchite.

0 comentarios: