20 dic. 2011

No es real, pero así lo sienten.



   Llego a comprar comida. Los encargados se distraen con la emisión de Laura Bozzo. Un chico le lleva serenata a su novia: está profundamente enamorado de ella. La dama llora. Laura la juzga a través de una grabación que se hizo con una "cámara oculta". La chica dícese de profesión enfermera y vestida como tal sale de su casa durante la noche. Aparentemente, estaría de guardia en el hospital y de repente, la cámara oculta con infrarrojos la capta bailando en un table dance semidesnuda. El novio se sorprende, la novia llora y su mamá se decepciona. Los televidentes comentan lo ocurrido como si hubiera sido real, descuidando las órdenes de comida pendientes momentáneamente.

  El planteamiento de la escena se nota muy montado; sin embargo hay gente que se la cree, comienza a juzgar el acto como si estuviesen exentos de todo mal. No obstante, lo preocupante no es eso. Lo preocupante es que estas clases de montajes los crean como la realidad. Cualquier cosa que les mandes, perfectamente montada, la tomarán como si fuera verdad, aunque no la hayan pensado. Véase a las doñas que votarán por Peña Nieto porque está muy guapo. La banda no piensa, luego por eso pasa lo que pasa.

0 comentarios: