24 dic. 2011

Navidades, ex compañeros, la nueva licenciada y otras cosas.

   Vivimos tiempos en los que ser galán sólo se les da a los niños que no saben dónde quedan los continentes o candidatos que no recuerdan autores de libros. Durante la madrugada asistí a una convivencia con mis ex compañeros de la secundaria (una de ellas trabaja en un periódico local y como que nos colamos de coladillos, o mejor dicho, les caí ahí y todo bien) y pues, a diferencia de 20 años atrás, las chavas -perdón, las ahora señoras ex compañeras- me veían como si fuera galancillo. Obvio, no es lo mío (aparte yo sí leo, poco, pero leo) y pues uno como quiera se siente bien, aunque también hay una especie de trauma porque una chava malacopa que quién sabe quien demonios invitó, se la pasaba acosándome durante la fiesta. Me le tuve que esconder.


   Si verse guapito y galán para enamorar chavas malacopa durante una convivencia, no creo que sea buena idea o una teoría de mantenerse guapetón. En Guadalajara hay tipos gordos, cerdos, marranos, bigotudos que andan con chavas bien buenas. La contradicción de la apariencia física sale a flote en un mundo donde creo que gran parte de las relaciones sociales, mas no afectivas, se centran en la forma y no en el fondo. Así que en esta navidad, le pegaré duro a la cenita para, al menos, darle un toque sexy a mi panza y así me convierta en el luismiguel región underground de las damicelas.

   ¡Mmm... pensándolo bien, mejor no!

   Esto no tiene nada que ver con la galanura (de hecho, insisto, ser galán no es lo mío; yo hago radio, no tele), pero después de un ligero brindis navideño acompañado de un buen pollito que tuvimos en las instalaciones radiofónicas donde laboro, nos tomamos unas pequeñas fotos alusivas a la navidad que pueden ver en la galería de la página www.candelamorelia.com Es la primera vez que me pongo un atuendo alusivo a Santa Claus, hombre más recordado que el propio Jesús en Navidad y por cuya razón comercial se olvida el principal propósito del festejo de este día. Aquí les muestro una foto alusiva al evento. En ella aparecen mi pupilo "El Kissyfur", "El Compilla", "La Puchero", un servidor, "Rufo" y Alfredo Estrella.




   Por cierto quiero felicitar a mi querida Luchero Puchero que hoy recibió la noticia de su aprobación de examen y por ende, ahora se le llamará Licenciada. Miles de besos para ella, locutora de Candela 92.3 FM de Morelia (en este momento necesito una despabilada suya).


   Si más tarde no alcanzo a escribir, quiero desearles una feliz navidad y un próspero año nuevo a todos ustedes y festejen, sobretodo, el arte de existir. Les mando un fuerte abrazo.


   La navidad es paz, es amor y todas las razas están unidas por un sólo bien común: la unidad. He aquí una muestra de ello. Pásenla bien.


Fin.

2 comentarios:

luna dijo...

Todo iba a bien, hasta la ultima foto!! ja ja Feliz Navidad!

Arturo Borja dijo...

Ellas no tienen la culpa de nada; también tienen derecho a celebrar la navidad. Jejeje