26 jun. 2011

El futbol es un deporte hermoso



El futbol es un deporte hermoso. Cuando la selección juega y gana un trofeo importante, da gusto; pero la selección mexicana no es la patria, aunque así la quieras asimilar.

El futbol es un deporte hermoso. Practícalo, combate el sobrepeso. En estos días se habitúa durante el juego destapar las chelas y consumir las botanas mientras transcurre el partido. El futbol, desde la tele, estimula el aumento calórico. Cada quien es un entrenador de clóset y se pone la camiseta de su equipo. Está bien, el problema es cuando esa camiseta rebasa tus valores, tus ideales, tu estilo de vida y peor aún: tu intelecto. ¿De qué sirve que seas chiva o americanista si esas directivas no te pagan para comer y vos como cadete los defiendes? Porque no creer mejor en ti que mucha falta hace y en lograr algo por el bien del país. Eso sería mejor.

El futbol es un deporte hermoso. Las televisoras, por desgracia, sólo lo usan para tergiversar su concepto original y relacionarlo con una religión virtual y, la Selección Nacional Mexicana, con el concepto de patriotismo. Patriotismo, esa iniciativa, esa pasión, esas ganas y ese coraje que demuestras porque tu país sea mejor, desgraciadamente orientado hacia los juegos pamboleros, nada más. Muy mal.

El futbol es sólo un deporte hermoso. Felicidades a la Selección Mexicana contra la Selección de Estados Unidos; felicidades por su goleada que los hizo campeones de la más reciente Copa de Oro, muy bien; pero eso no arreglará la problemática del país. México ganó la Copa de Oro. No la ganaste tú, sólo eres un consumidor más. No digas que México es superior a los gringos. Recuerda que ese país pierde en futbol pero recibe inmigrantes y tiene más dinero. ¿Para qué alborotarse?

Lamentable que el gobierno no atienda como debe de ser los asuntos de inseguridad, violencia, pobreza, educación y eso sí, reciba como salvadores a un grupo de futbolistas que hacen bien su trabajo, aunque, desde mi juicio, no requieren la misma prioridad que los problemas anteriormente escritos.

Lamentable que el gobierno prefiera recibir a Peter Gabriel o a Bono que recibir a la gente afectada por los problemas que lastiman a nuestro México. Ya basta de ese protagonismo político baratero donde el futbol manejado políticamente, por cierto, tiene mucho que ver.

El futbol es un deporte hermoso. Practícalo, combate el sobrepeso. Es feo cuando combate tu intelecto.

Es mi opinión personal. No les servirá de nada enojarse.