6 may. 2011

La muerte del Osito Bimbo: el francotirador en el estadio.

No ha pasado mucho tiempo desde que el Osito Bimbo estuvo en el Estadio Morelos, durante el medio tiempo de un partido, efectuando una promoción de sus artefactos, perdón, sus productos. Desde un palco, un tipo de nombre Lee Osvaldo preparaba, con su arma de potente precisión, atacarlo en el momento más inesperado: cuando el Osito Bimbo pretendía bailar el meneito con las edecanes.

El sonido local tocaba una mamada que decía "lo que pasó, pasó, entre tú y yo" para que el pinche osito la bailara. A la mitad de la canción, el locutor, con micrófono en mano, animaba el ambiente y le decía al público: "¡A ver, esas palmas arriba! ¿Quién va a ganar hoy?". El público respondía: "¡Morelia!" y así continuaron otras tres ocasiones hasta que Lee Osvaldo precisó con su arma el blanco y no precisamente fue Cuauhtémoc, fue, más bien, la cabeza del Osito Bimbo quien se encontraba aventando panes rancios a todos los espectadores de la zona norte del estadio:

- ¿Quién va a ganar hoy?
- Morelia
- ¿Quién va a ganar hoy?
- Morelia
- ¿Quién va a ganar hoy?
- More...

Lee Osvaldo apretó el gatillo de su arma, la cabeza del Osito Bimbo voló y el locutor cambió la pregunta con la que había animado al público durante el medio tiempo del partido de futbol:

- ¿A quién le dieron en la madre?
- ¡Al Osito Bimbo !

La gente, en un principio se asustó, pero cuando vio que la bala sumió los sesos del Osito Bimbo, se calmó y, contrariamente a lo que se esperaba, festejó con júbilo y la euforia creció, por lo que el segundo tiempo del partido lo disfrutó más, mientras la cabeza del Osito Bimbo rodaba y sangraba por el túnel, situado alrededor de la cancha del estadio.

Al día siguiente Lee Osvaldo tuvo un reconocimiento por parte de las autoridades y fue declarado héroe nacional.

0 comentarios: