2 de abr. de 2015

Los mejores finales de PPV de la WWE

La empresa norteamericana de entretenimiento deportivo ha tenido sus rachas de aburrimiento o eventos que de plano han sido dignos para el olvido, pero he aquí algunos finales de PPV que han valido la pena.

1 de abr. de 2015

Pinchi vieja loca.


¿Por qué hay novias que la hace de pedo por todo? Hace años tuve una. Nunca supe cuál fue la razón  de su ira. Algunas amigas me confesaron que la razón era la siguiente: someter al hombre, que se sienta culpable. Con el enojo de la mujer, entra el remordimiento del hombre y el perdón de éste a su novia como consecuencia; pero en mi caso: su plan falló.

Ocurrió en 2007. Llegué de trabajar una noche, platiqué con ella, todo normal. No pasaba nada. Me recosté en el sillón y me puse a ver al Faitelson con sus resúmenes de futbol. ¿Qué pasó? De la nada tomó un bolso, tenía el rostro furibundo, sus tacones dieron pasos muy acelerados, azotó la puerta de la casa y se fue sin decir a dónde. ¡Caray! ¡Que le vaya bien! Al rato regresa. Seguramente es una estrategia para que le ruegue, pero estoy muy agusto viendo el resumen del Cruz Azul.

Durante la pausa comercial, aproveché para ir a la tienda. Cerca de ahí me la encontré. Dando vueltas a la manzana desde una relativa distancia. Me topé con ella y en lugar de suplicarle perdón, como originalmente mi ex lo tenía planeado, le pregunté: "¿quieres algo de la tienda?". Creo que no debí cuestionarla con ello. Estuvo a punto de darme un bolzazo: "Cuando se te pase el enojo te espero en la casa", le agregué. Su furia ya rebasaba su punto de ebullición.

Regresé a ver el programa deportivo mientras degustaba unos Pingüinos y en pocos minutos ella regresó frustrada, muy enojada y posiblemente sin resultado alguno. Yo sólo pensaba: "¡ya se le pasará, pinche vieja loca!".

Momento para recordar: el Hijo del Perro rompe el trofeo "Leyenda de plata".

Eran los tiempos cuando la lucha libre del CMLL no era monótona (el mismo Volador Jr. se quejó de ello cuando apareció la Liga Elite). Cuando ver una lucha transmitida desde la Arena México tenía un color especial, una emoción intensa por default. Ocurrió durante el 2003. Pedro Aguayo Jr. rechaza el premio del trofeo "Leyenda de plata" de manos del Hijo del Santo.

El vástago canino arrebata el micrófono al plateado y le aclara agresivamente que no hay leyenda más grande de la lucha libre que su señor padre Don Perro Aguayo Damián: "estás en un gran error, Santo. El Santo se hizo en las películas. ¿Sabes qué? Te voy a decir una cosa: la máxima figura de la lucha libre en México es una leyenda viviente y es el Señor 'Perro Aguayo'. Este trofeo lo gané para demostrarle a la gente que no cree en mí, este trofeo no me interesa".

Aguayo Jr. rompió el trofeó en una esquina mientras lo estrellaba contra un poste. Mientras ocurría, el Hijo del Santo tomó al Hijo del Perro por la espalda y comenzó un ataque en su contra.

En esas luchas había emoción, había intensidad, había batalla. ¿Cuándo hará el CMLL que esto vuelva a ser costumbre? ¿Cuándo?